¿Qué hacemos con el síndrome de la hoja en blanco?


En esos momentos que tenemos que generar contenido pero nos quedamos mirando esa página en blanco, el reloj corre y no se nos cae una idea, ¿qué hacemos?


En verdad, la inspiración siempre llega, aunque no siempre cuando queremos; hay que saber motivarla, y aprovecharla. La clave es detectar nuestros mejores momentos creativos y hacer uso estratégico de ellos.


Desde Educonecta te dejamos algunos tips que a nosotras nos sirven y usamos para mejorar nuestra creatividad:

  • Distraerse: si tu mente está bloqueada y no lográs avanzar, distraer tu atención de ello puede ayudarte. Jugar, escuchar música, ver un capítulo de una serie, cocinar algo, salir a dar un paseo, lo que sea que te motive y refresque.

  • Encontrar una nueva perspectiva: buscá inspirarte de las ideas de otros. Investigar, ver ejemplos, charlar sobre lo que estás tratando de hacer. A veces incluso distanciarte de tu proyecto un poco te servirá para cambiar el enfoque y poder encararlo de otra forma en la que fluyas con más comodidad.

  • Aprovechar tus momentos de inspiración: Detectá cuáles son tus momentos creativos más potentes, en que te conectás con la idea de manera directa y la podés trasladar a lo práctico fácilmente. Así sea de madrugada, en medio de la calle, viajando, en una charla, hacete la costumbre de llevar registro de esas ideas que te caen como de la nada y que podés perfeccionar luego. Por ejemplo, yo suelo guardar una libreta en mi mesita de luz, o mandarme audios de madrugada a mí misma con esas ideas locas que se me ocurren y después olvido de plasmar.

  • Brainstorming: La famosa técnica de “lluvia de ideas” puede serte muy útil para estos momentos. Anotar palabras claves, bosquejos de ideas que se te ocurren pero no podés aún hilvanar, etc. Muchas veces esto ayuda a encontrar el punto de inicio y el camino de tu idea.

  • Comer algo rico: Sin atentar contra la salud, lo dulce siempre despierta mis neuronas y me ayuda a renovar la mente. Un pequeño gustito de tu comida favorita, una golosina, puede incentivar tu creatividad, por ejemplo, chocolate, alguna fruta, frutos secos.


¿Qué pasa con la creatividad bajo presión?


Si bien algunas personas dirán que sus mejores ideas surgieron cuando corrían contra el reloj, en nuestra experiencia es clave contar con anticipación. Tener tiempo para dedicarle a nuestro proyecto, para investigar, armar borradores, revisar la propuesta a fin de mejorarla, etc., nos permite alcanzar un mejor resultado. En realidad, la inspiración no tiene por qué ser algo meramente espontáneo; podemos organizarnos y seguir siendo creativos en lo que hacemos.


Contar con cierta flexibilidad y comodidad, va de la mano con lograr buenas experiencias. A riesgo de ir a contramano, a veces nuestros mejores momentos son en horarios “menos normales” o “no aceptados” en la lógica laboral. Pero ojo, no se trata de sobreexigirnos o trabajar demás, sino justamente todo lo contrario: permitirnos explorar nuestra motivación y momentos de inspiración a pleno, para sacar su mejor provecho, y que simplemente fluya, sea cuando sea…


Y a ustedes, ¿les ataca también el síndrome de la hoja en blanco? ¿Cómo manejan sus momentos de creatividad? Nos gustaría conocer tus experiencias para aprender entre todos. Compartí tu comentario con la comunidad de Educonecta en este post. ¡Los invitamos a leernos!


Nora Anzilutti


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Blanco Icono de Instagram
  • White YouTube Icon
  • White LinkedIn Icon